lunes, 23 de noviembre de 2009

Un desfile a favor del ODIO y en nombre de Dios


¡Oigan esto, gente sensata!

El Observatorio por la Vida y la Familia… organización ecuménica, convoca a una marcha en contra del aborto y las uniones gay.

(No sabemos qué tiene que ver una cosa con la otra. Ellos sí. Pues si involucramos el aborto con esos maricones… suena más tremendo.)

Vestidos de blanco, muchos costarricenses que “temen oponerse abiertamente contra la existencia y práctica de la homofilia” pondrán su granito de arena en esta lucha sempiterna contra el mal.

¿Y la verdad? La Iglesia, como principal órgano represivo en Costa Rica, ha logrado enajenar la conciencia de miles de costarricenses, a través de sus campañas regulares de estupidización masiva (como ésta que se celebrará el próximo sábado), su infierno terrible y su damnación impenitente. Arrean a esta pobre gente, la visten de blanco y –puro Minor Calvo- la obligan a marchar sobre la dignidad de sus propios hermanos.

¿Se le olvida a los grupos fundamentalistas religiosos la de escándalos que han protagonizado en los últimos años? ¿Se les olvidan las mismas teas de Minor contra el encuentro de trabajadoras del sexo? ¿Olvidan la escenita de ese mismo curita en La Sabana… solicitando prostituto?


¿Olvidan al Padre Enrique y su Hora Santa? ¿Desde dónde la transmite ahora? ¿Aruba? ¿Bahamas?


Sería imposible hacer síntesis de todos los pastores millonarios que experimentan epifanías donde se les anuncia a cuál chiquilla de la congregación deberán desflorar…
Los ticos no somos idiotas… Olvidadizos, quizás… perezosos… pero no idiotas. Estos conquistadores con sus cristos clavados deberían dejar de jugarse ese número de los espejitos.


Para los creyentes, este antiguo monaguillo –¡tranquilos! ningún cura me violó-, que creció leyendo la mitología judeocristiana y que conoce la Biblia hasta en latín les quiere decir algo:
La religión del Cristo se resume en una palabra: amor. Amor en todas sus formas… amor indefinido, amor ilimitado… AMOR en esencia… nunca explica cuál en particular, nunca excluye un tipo de amor ni dice que “este” o “aquel” es mejor.


Cuando una iglesia nos dice que hay que repudiar, que hay que excluir, que HAY QUE JUZGAR… esa iglesia no tiene nada que ver con el hombre que murió por amor.
En los Evangelios van a encontrarse un pasaje donde Jesús madrea a los Fariseos y Escribas del templo:

“Y vosotros… fariseos, hipócritas… sois como ataúdes blanqueados, que por fuera os mostráis lustrosos y pulcros pero que por dentro estáis llenos de toda clase de suciedad y corrupción”.

Acuérdense que fueron esos fariseos los que se encargaron de conspirar hasta colgar al hombre que dijo estas palabras en una cruz romana, como una chuleta.

No permitan, gente, que los obliguen a marchar de fariseos. Noten la similitud que hay con esos curas y pastores que dicen tener la verdad. Los Evangelios nos enseñan que la religión de Jesús es de los sencillos, de los pobres, de los abandonados, de los perseguidos… no de los príncipes de Roma, no de los millonarios pastores que se cogen a sus hijas, no de los curas nauseabundos que violan muchachitos porque no son SUFICIENTEMENTE VALIENTES PARA MOSTRARSE EN LAS CALLES CON OTRO HOMBRE DE LA MANO.

Dicen los Evangelios también que todos somos hermanos… ya sea que vayamos a tal o cual iglesia, ya sea que como buenos gentiles no vayamos a ninguna.
Acuérdense del mandamiento nuevo que, según el mismo que lo propuso, supera a todos los otros:

¡Amaos los unos a los otros!


¿En qué lugar de esta frase dice que hay que excluir, que juzgar, que hay que odiar?
Recuerden los Salmos, el pasaje de Jonatán… ¿Dice allí que hay que odiar a las personas que aman a su propio género? Creo que no.

Y en todo caso…

La gente sensata de este país no va a permitir este desfile del Kukluxklan. Vamos a estar en la Plaza de la Democracia y vamos a alzar la voz, vestidos de colores, de los colores de la vida.
Y para terminar: a los organizadores de este desfile del Odio. Unas palabras de alguna de sus anteriores víctimas… Vamos a ver… a quién escoger… Lorca, Tchaikovsky… Oscar Wilde… ¡Lo tengo!

¡El misterio del amor es más grande que el misterio de la muerte!

Oscar Wilde.

11 comentarios:

Alexánder Obando dijo...

Me siento muy triste de tener que llegar a defender mis derechos naturales como si no fueran míos.

Es casi como tener que explicarle a alguien que yo, como ser humano, tengo derecho a estar vivo.

En fin, y muchos que pensábamos que la Edad Media ya estaba superada.

juan carlos olivas dijo...

Lo que está pasando en nuetro país con este tipo de manifestaciones es algo aberrante.

Mi apoyo sincero siempre hermanos.

JCO

Anónimo dijo...

Soy heterosexual: Si embargo, tengo amigos homosexuales y no pasa nada: es más: son las personas con más valores y principios con las que me he topado, pues no exhiben la doble moral de los católicos, siendo la dirigencia del Vaticano: Papa y cardenales, un montón de gays escondidos en el closet. Papas ha habido homosexuales, cardenales hay homosexuales, curas abundan homosexuales: para qué seguir ocultando la naturaleza humana? El mismo Jesús si viniera ahora diría: "dejad que los homosexuales vengan a mí..."...porque son mis hijos también. Sin los homosexuales habría de verdad una explosión democráfica literalmente hablando: más bien a ellos los Estados deberían pagar una pensión por servicios a la humanidad.

Frank dijo...

CREO que a la mayoría de heterosexuales con algún nivel de estudio y menores de 45 años no vamos contra los derechos de una minoría por su preferencia sexual. Me conmueve mucho lo que dice el poeta Alexánder Obando. Aquí tienen derechos hasta los maleantes: se les tapa la cara para que la ciudadanía honesta no los reconozca; se les suelta en un santiamén cuando atracan, incluso, hasta cuando hieren a una persona...
Aquí todo el mundo tiene derechos menos los homosexuales que son gente inteligente, artistas, escritores, culta, empresarios (as)...
Pero yo sí sé por dónde va la procesión: Como son individuos estudiados y en su mayoría practican algún arte, poseen, entonces, una libertad de pensamiento que trasciende a su espíritu, entonces, la religión y sus absurdos salen sobrando o es una opción con mucha razón no tomada en cuenta en sus vapuleadas vidas. A la nefasta Iglesia Católica le sirve la gente tarada espiritualmente. Yo, al menos, amigos lectores de este blog soy ateo convencido a los dieciseis años, pues uno se da cuenta de que todo lo que Jesús predicaba se hacía al revés. Hasta inventaron a la Virgen María como deidad, esto para contrarrestar las deidades femeninas paganas de otros pueblos y del anchuroso mundo indígena de América hispánica. Si fueran seguidores de Cristo todos los ricachones neoliberales de este país repartirían sus bienes entre los más necesitados y seguirían a Jesús. No cumplen la regla de oro, solo la tienen de colección: "Has con tu prójimo como a ti mismo". Qué sencillo es Jesús quien fue el primero en enseñar este otro precepto: "el que esté libre de pecado tire la primera piedra" y esto a una prostituta de aquel tiempo! Estos hijos católicos de la chingada grande deberían poner sus barbas en remojo, y antes de ir contra una minoría deberían de acordarse de la esencia del Cristianimo. Siguen siendo unos inquisidores, pero peor aún que aquéllos: con toda la información actual no se justifica la existencia de semejantes trogloditas!

Luis Antonio Bedoya dijo...

Alexánder,

No pasa la Edad Media hasta que llega el Renacimiento, hermano mío. Y este sábado es una excelente ocasión para que esa nueva criatura vea la luz.

Juan Carlos,

Gracias por tu apoyo y tus palabras. Alegra que los espiritus jóvenes puedan mirar más allá de las miasmas putrefactas de la tierra que nos heredaron.

Anonymus,

Gracias por esas sensatas palabras. Es evidente que sos un hombre de honor. Me enorgullece que gente como vos exista. Salud, hermano, quien quiera que seas.

Frank dijo...

...Otra cosa: las mismas mujeres deberían ser las menos religiosas, pues por los textos como el Antiguo Testamento, El Corán y otros manuales para no vivir en libertad (como yo les llamo)fue que principió la barbarie en la desigualdad de género. Claro: libros escritos por patriarcas para los cuales valía más una cabra que una mujer. Podían coleccionar mujeres y tratarlas literalmente como animales. Hasta el rey David mandó a poner a Urias de "carne de cañón" para "robarse" a Betsabé, su esposa.
Entre otras cosas y por ésto, el Vaticano no acepta mujeres como curas: solo las emplea para que curen heridas y les limpien las terribles heridas y las partes nobles a los enfermos.
Y ahí van las monjitas: anuladas, todas tapadas, casi recordando a las mujeres del medio oriente...

Luis Antonio Bedoya dijo...

Franck,

Gracias por poner sobre la mesa la inconmensurable estupidez de ese organismo de perversión del alma llamado Iglesia. ¿Cuántas víctimas más querrán inmolar en sus altares subrepticios? Lo que pasa es que ahora no lo dejamos. Esas palabras nos vuelven más fuertes. Gracias, otra vez.

Anónimo dijo...

Gracias Luis Antonio, por tus palabras. Nada más que se me fue como anónimo. Pero ya sabrás quién soy... "Si por la víspera se saca el día"...

Asterión dijo...

Querido Luis: sabés de mis profundas convicciones en pro de un pensamiento libre y una sociedad más justa, solidaria y digna para todas las personas.

Como comentaba en el blog de Álex, algo muy importante es la lucha diaria que se debe ejercer en nuestos ámbitos más inmediatos: cuando no nos quedamos callados ante las burlas o humillaciones, ante los chistes discriminatorios; cuando expresamso en qué creemos con firmeza. Todo esto es un ejercicio crítico diario: frente a amigos y enemigos, frente a la familia, frente a los compañeros de trabajo.

Esos espacios son imprescindibles para hacerse escuchar y ejercer nuestros derechos en todos los ámbitos.

Un abrazo.

Jorge O. AC dijo...

Como siempre, ya sabes que soy admirador de tu capacidad de crítica. A mi también me impresiona la hipocresía de estas personas pero sobre todo me duele que sucedan ese tipo de cosas en un país que dice ser libre, “DEMOCRATICO”, vaya paraíso en el que fuimos a parar.
En fin, me entere por ahí que a la marcha asistió Oscar López (“defensor de minorías”???) a la par de los sacerdotes y que la asistencia fue mínima por parte de los”profamilia” jejeje, según leí por ahí tuvieron pérdidas porque no se les llenaron la busetas que contrataron. En fin a ver que sucede, lástima que nunca me enteraré si la monjita que gritaba improperios termino afónica y frustrada.

Luis Antonio Bedoya dijo...

Querido Asterión!
Como siempre, tus palabras reconfortan mi espíritu y alejan los humores podridos de esta guerra que peleamos. Suene siempre tu arenga en mis oídos, ante el bélico campo. Un abrazo!

Querido J. Orlando!
Los derechos no se piden, se arrebatan! No celebrés en mí aquello que es razón del hombre y esencia de su historia. Hago lo que haría aquel que ve mancillada la dignidad de su hermano, junto a la propia. Mejor aún, te invito a que celebrés conmigo el vino de la victoria. Pero primero hay que conseguirla, hermano...